Capítulo 3 "Furia"

Author: MyPandawan / Etiquetas: ,

¿Qué sucede con mi vida? ¿Qué sucede con mi cuerpo? ¿Qué sucede con mi mente? Ya ni siquiera recuerdo cuánto tiempo llevo en esta maldita cárcel mental que se está comiendo mis recuerdos. ¿Porqué tengo tantas cicatrices en el cuerpo? ¿Será que de verdad estoy volviéndome loco?

Así iniciaba mis días, lleno de preguntas sin respuesta y ninguna persona alrededor a la que pudiera acercarme para aclarar mis pensamientos. -¡Odio este lugar! -No tener el control de mi vida y mantenerme en este encierro me está matando. Ya no puedo distinguir entre mis sueños y el mundo real.

Extraño a mi familia, necesito verlos, hablarles. Aunque pareciera que se han olvidado de mí. No recuerdo cuándo fue la última vez que estuve con ellos, que bese a mi esposa, que cargué a mi hijo, que les dije cuanto los amo. No recuerdo cuándo fue la última vez que me visitaron. Cuando fue la última vez que fuimos a cenar. ¿Cenar? ¿Regresamos a casa? ¡Ahora lo recuerdo! No puede ser, mi familia está... está muerta.

-¡Enfermera, llame al doctor!- se escuchó el grito desesperado de Davidson en el corredor del segundo piso. Falto solo un descuido, para que en el cuarto 716 se encerrara Nate, presa del recuerdo y la impotencia. Tocaban la puerta con todas sus fuerza para que abriera, pero era inútil.

En instantes, en el ambiente empezaban a flotar pequeñas partículas de ese olor a hierro, resultado de las heridas que Nate se empezó a provocar con la pluma verde, olvidada por Davidson que salió a reclamarle nuevamente a la enfermera porqué había derramado el aceite de su motocicleta.

-¡Me quiero morir! ¡No quiero vivir sin ellos! -decía Nate, sentado en la esquina más alejada del cuarto, mientras agarraba con la mano izquierda la pluma y con furia, se cruzaba lentamente el brazo derecho y el suelo se teñía de sangre. Ya se había hecho marcas en el pecho y las piernas. Gota a gota los recuerdos volvían y el dolor se incrementaba. No era un dolor físico, era la mezcla del sufrimiento, la impotencia y desesperación que sintió Nate cuando su familia fue arrebatada de sus manos.

Habrá pasado un minuto y medio, cuando llegó el doctor con dos enfermeros quienes intentaron abrir la puerta, pero estaba bloqueada. En vista de que no lograron pasar, rompieron el vidrio donde se encontraba el extintor. Ayudados del pesado cilindro, lograron vencer la cerradura -Tranquilo Nate -decía el doctor, quien sostenía la jeringa con un calmante, mientras hacía señas a los camilleros para que se acercaran lentamente por los costados.

-¡No se acerquen! ¡Déjenme solo! -decía Nate mientras se incorporaba -¡No quiero su ayuda! ¡Los quiero de vuelta! ¡Quiero nuevamente a mi familia!

-No seas tonto Nate -se escucho la voz de Davidson en el fondo -Dame esa pluma que solo te está haciendo daño -mientras caminaba lentamente hacia él, pasando enfrente del doctor y los camilleros. Si alguien sería capaz de acercársele en ese momento, ese era Davidson.

Nate titubeo por un instante, extendiéndole la mano con la pluma a Davidson. Lapso suficiente para que los camilleros pasaran por encima de Davidson, tomaran a Nate por los brazos y lo lanzaran al suelo. Era impresionante la fuerza que tenía aún habiéndose lastimado los brazos, pero mayor era la determinación de querer acabar con su vida. Afortunadamente al final, los camilleros lograron doblegarlo entre gritos, forcejeos y patadas. Lo que le dio el tiempo necesario al doctor de aplicar el tranquilizante y apaciguar a Nate.

-No quiero seguir aquí -balbuceaba Nate, mientras el tranquilizante iba haciendo efecto -¿Porqué me dejaron? ¿Porqué te fuiste de mi lado? A... Aman...

...

-¡Nate, Nate... despierta!- le decía una voz suave con un aire familiar. Era dificil de distinguir por esa somnolencia de la mañana.

Mientras abría los ojos y se incorporaba, volteaba en todas direcciones. No parecía estar en ese hospital para locos. La cama era diferente, la luz, el aire, las ventanas. Se tocaba la cara, los brazos, el pecho. ¡Quería sentir el latido de su corazón! La sensación que provoca un tranquilizante es de muerte. Como si te cortaran la respiración. ¿Pero que estaba pasando? No tenía ninguna cicatriz en los brazos, como si nunca hubiera pasado nada.

-¿Nate, te sientes bien? -Volteó para ver de dónde provenía la voz que lo había despertado de lo que al parecer fue una pesadilla, y encontró unos ojos que le observaban apacibles. Ella se acercó, puso su mano detrás su cabeza y la colocó sobre su pecho para acurrucarlo. Ese aroma le arrancó un par de lágrimas y la abrazó con fuerza. ¡No lo podía creer, era Amanda, su esposa!

-¿Qué está pasando? Mi mente me debe estar jugando una broma -decía para sus adentros- Ella debía estar muerta junto con nuestro hijo. ¡Nuestro hijo!

-¿¡Nuestro hijo, dónde está nuestro hijo?! -le preguntaba algo sobresaltado, mientras se separaba de su pecho y enjugaba esas gotas de sal que le resbalaban de los ojos.

-Tranquilo Nate. ¿Dónde más puede estar? -decía Amanda sonriendo -Te aseguro que por el momento no va a ir a ningún lado. Ya sabes, solo da algunas pataditas- y ella guiaba su mano por su abultado y cálido vientre.

4 comentarios:

Tweet Book MX dijo...

Muy buen capítulo, de nuevo un giro inesperado, esto se pone cada vez mejor, la tardanza queda disculpada después de leer esto n.n

Ahora solo falta que asigne al siguiente autor por medio de DM para evitar un retardo más en el tweetbookmx, le recomiendo hacer un update por twitter diciendo que ya ha asignado al siguiente escritor para más o menos dar una fecha límite para la entrega y no se le olvide recordarle al siguiente autor que se dará a conocer hasta la siguiente junta

enred2diverti2 dijo...

Muy buen capitulo me ha gustado el rumboo que tomo este episodio, Ahora el dilema es ¿Que parte de la historia es verdad y cual fantasia? sin duda hay mucha trama aun por desarrollar.

Enhorabuena. :D

A psichedelic strange creature dijo...

Encant de capitulo, en realidad todos han seguido el misterio, el lector es que se vuelve loco tratando de descifrar el estado mental del personaje, en realidad nunca sabremos que pasa , creo que en estos momentos ni el que le toque escribir sabe que pasara después.

:)

ge zeta dijo...

Me agrada me acabo de chutar todo y definitivamente estoy a la espera de los siguientes capítulos. Muy bueno

Publicar un comentario