Capítulo 4, La llamada

Author: miri rios / Etiquetas: ,

¿En tu vientre?, pero si nuestro hijo ya tiene 7 años, le encanta colorear y …y…y adivinar acertijos.

-Jajaja, buena broma Nate, se que quieres que sea un gran futbolista o quizá rockstar, no trates de complacerme solo para que no aceptemos los mamelucos amarillos que teje mi mamá.

-¡Es en serio!, ¿En dónde está? ¡Lo quiero ver!.

-Calmate y dime ¿ Qué es lo que te pasa?-

-No lo sé, perdóname por favor, Jurame que no es un sueño, que nunca más te vas a separar de mi, que siempre estaremos juntos y que nada malo va a pasar.

-¿Seguro que te encuentras bien?- dijo Amanda con cierto sarcasmo. ¿Por qué me dices esto, claro que siempre estaremos juntos, te amo. Mejor báñate que tenemos muchas cosas que comprarle a nuestro hijo y hoy parece un día muy lindo para salir a pasear.

-¡No! ; mejor vamos otro día, en verdad hoy no por favor.

-Como crees; ya no seas aguafiestas, date un baño mientras preparo el desayuno.

- Bueno pero, quedate un rato mas conmigo, abrázame muy fuerte y no me sueltes. –No te quiero volver a perder,- dijo Nate entre suspiros.



Eran ya las 12 del medio día y Amanda y Nate seguían dormidos, hasta que sonó el teléfono, era la madre de Amanda.
– ¡Hija! ¿Cómo están todos por allá?, ¿Cómo va el bebé? ¿ Me vas a llevar al ultrasonido verdad?. Ya casi termino mis labores para el bebé.

-Mamá, una pregunta a la vez por favor, todo está bien, creo, y si te llevaré al ultrasonido pero aun faltan dos semanas, te juro que no se me ha olvidado la promesa que te hice. El bebe ya empieza a dar pataditas mas fuertes y me empieza a doler un poco la espal…

-La espalda, si de seguro es eso, tu eras igual de latosa incluso en la barriga. Oye y Nathaniel ¿Cómo está tomando todo esto?. Ai hija, siempre te dije que ese hombre era un poco raro pero nunca me creiste y adem….

-Sabes que… ¡me está entrando una llamada muy importante, es de …el doctor, te marco en la noche! ¡Te quiero, bye!

Mientras tanto Nate en la ducha no podía creer lo que estaba sucediendo, aun no sabía si esto eran tan solo alucinaciones debido a los medicamentos, o si todo ese tormento fue un horrible sueño nadamas. Todo eso que había vivido en aquel lugar tan feo, no podía creer que en realidad estuviera con su amada esposa, que su hijo apenas nacería. Nada concordaba en esos momentos. Pensó en darse un golpe en la cabeza, como en las caricaturas, pellizcarse hasta sangrar, cualquier cosa con tal de estar seguro de que esto era real. ¿Y si en realidad se había escapado?
Se preguntaba que había pasado con Davidson, tenía que regresar por él, no lo podía dejar solo, después de todo lo que habían logrado.
Se miró al espejo notaba algo raro en sus ojos su mirada, no era la misma de antes. Su propio baño no era el mismo de antes la caja de medicinas, ya no estaba, y le empezaba a doler la cabeza, buscó como desesperado en los cajones de su cuarto; no quería hacer ruido, no quería que su esposa pensará que estaba empezando a enloquecer, ni que se preocupara y le hiciera daño al bebé, lo único que necesitaba en ese momento era aliviar el dolor de cabeza, sentía que le iba explotar en cualquier momento, ya no podía mas, todo le empezaba a dar vueltas todo a su alrededor se convertía en un lugar oscuro, le llegaba un olor a pantano a podrido, sentía que los cuadros lo observaban, sentía hacerse cada vez mas pequeño, volteó hacia la puerta y Davidson estaba ahí, esperando, estirando la mano para que Nate lo alcanzara, pero ahora su cuerpo ya no respondía , pensó que era hora de pedir ayuda, necesitaba a su esposa no la podía perder de nuevo, no en estos momentos, pero al parecer era demasiado tarde, trataba de gritar y ningún sonido salía de su boca. Estaba totalmente atrapado en su mundo , en su extenuante dolor, trató con todas sus fuerzas de cerrar los ojos , gritar, correr, hacer alguna señal para que Amanda se diera cuenta de que algo andaba mal y viniera en su rescate. Davidson seguía ahí parado en la puerta sin hacer nada, ahora parecía que Davidson su nuevo amigo, en quien tanto confiaba, empezaba a burlarse de su dolor. Esto tenía que ser una pesadilla, empezó a recordar toda su niñez, a el no le daban pesadillas era un niño valiente siempre lo fue, no creía en fantasmas ni en cualquier cosa sobrenatural, le gustaba jugar con sus vecinos policías y ladrones, el siempre era ladrón le parecía aburrido ser el policía, después vino la imagen borrosa de su madre no la podía recordar completamente era solo una sombra a lado de el. Comenzó a llorar, el dolor, las nauseas, las ganas de querer gritar no se iban. De repente escuchó una voz muy lejana, era la de su esposa sabia que lo tenía que escuchar en algún momento, no lo iba a dejar solo, nunca lo había hecho.


-¡Nate ya está el desayuno! ¡Corre que se va a enfriar!-

2 comentarios:

MyPandawan dijo...

¡Me encantó el capítulo! Ya se van desarrollando los personajes y se conoce más la vida de los protagonistas. ¿Quién demonios es Davidson?

¡Wow, simplemente Felicidades! La historia está creciendo...

MyPandawan dijo...

Ya que malinterpretaron mi pregunta, la formulo nuevamente ¿Quién será realmente Davidson? Lo interesante es que me lo imaginé como Obi Wan Kenobi XD

Publicar un comentario